SíGUENOS EN: Siguenos en twitter  Siguenos en facebook  Siguenos en youtube
relojes web gratis
Formación de un nuevo régimen político II
El presidencialismo de baja intensidad de los últimos tiempos, significó acordar con los factores reales del poder.
Cipriano FLORES CRUZ | Cuarta Plana
Domingo, 08 de diciembre de 2019 09:09 hrs.

20:43 Reporta Oaxaca 21 fallecimientos por COVID-19 este sábado
17:12 Mujeres violentadas, reciben inmediata atención en el Poder Judicial del Estado
16:58 Sesiona el Comité de Saneamiento y Atención Financiera de la UABJO
15:22 Colapsa por lluvias puente vehicular en San Antonio Tepetlapa
13:57 En Juchitán reaperturarán gimnasios tras cuarentena por COVID-19
11:51 En municipios con alerta de género, al menos 780 mujeres han sido violentadas
11:43 Más de 11 MDP exige Zochiquilazala para liberar a comuneros de Peras
Vie Este viernes Oaxaca reporta 160 nuevos casos a COVID-19 y 10 defunciones
Vie Tenían asolado al municipio de Zoquitlán, durante la madrugada detuvieron a dos
Vie A la cárcel no solo funcionarios de URO, también los de Cué, exige S-22
Vie Ley "antichatarra", estrategia de Horacio Sosa de cara a próximas elecciones: Anpec
Vie POLÉMICA LEY
Vie Rechaza CCALMEO construcción de Centro Gastronómico en Oaxaca
Vie El ICE-UABJO oferta la Maestría en Docencia; profundiza el campo de la enseñanza
Vie Examen de admisión a Normales será a distancia para cuidar la vida y salud: IEEPO
Vie Normalistas rechazan examen virtual para estudiantes de nuevo ingreso
Vie Restringe EEUU viajar a localidades del Istmo por inseguridad y COVID-19
Vie Bloquean estudiantes normalistas del CRENO, el crucero del Estadio de Béisbol
Vie Sala Xalapa del TEPJF confirma inhabilitación de otro de edil de Oaxaca
Vie Unidos, gobierno, sociedad e IP, saldremos adelante: CANACO
Vie FGR libra orden de captura de exprocurador y exdirector de AEI de Oaxaca
Jue Reporta Oaxaca este jueves 11 mil 325 casos confirmados por COVID-19
Jue Concluye municipio citadino retiro de árbol en calzada Madero, ante peligro de caída
Jue Iniciará el Ciclo Escolar 2020-2021 con modelo pedagógico a distancia
Jue Pide Congreso a Murat no descontar sueldos a empleados estatales por COVID

El reportaje

 

La opinión

Oaxaca, Oax.- Sostengo que la base fundamental del nuevo régimen político en formación por la Cuarta Transformación son los necesitados, cuyo apoyo al régimen nos permite afirmar de la construcción de un proyecto hegemónico de mediano o largo plazo.

Con una base social de tal dimensión, se habla de 28 millones de beneficiarios de los programas sociales, el obradorismo puede plantearse otros tipos de relaciones con los demás sujetos políticos.

Tenemos, entonces, la necesidad de definir de la relación de la nueva clase gobernante con el Presidente López Obrador a la cabeza, con los poderes constitucionales tales como: el Congreso, el Poder Judicial, los poderes de las entidades federativas, los partidos políticos y los sindicatos.

El obradorismo no puede dejar de reconocerse en el fenómeno del presidencialismo, cuya formación data del siglo XIX, se perfila bien con el porfirismo, se consolida con el cardenismo, su debilitamiento ocurre con el neoliberalismo, salvo el período del Presidente Carlos Salinas, siendo subsumido y en complicidad con los poderes económicos desde los inicios de nuestro siglo.

Se debe decir que el presidencialismo mexicano, si bien es el predominio del Poder Ejecutivo sobre los demás poderes, no todos los presidentes guardaron el mismo poderío, la misma amplitud, la misma factibilidad y el mismo estilo.

Al presidente Porfirio Díaz le fue necesario una proeza histórica, al General Cárdenas un manejo inteligente del poder para el logro de los objetivos de la Revolución, al presidente Salinas una recomposición de la base social del gobierno, para los presidentes Fox, Calderón y Peña Nieto, implicó entregarse a los brazos del poder económico.

El presidencialismo de baja intensidad de los últimos tiempos, significó acordar con los factores reales del poder. Con los gobernadores, que por cierto dilapidaron en corrupción el poder otorgado, con el fortalecimiento del régimen de los partidos, que por cierto también, gracias a la alternancia, se sumergieron en la corrupción, salvo excepciones, y en la ineficacia gubernamental.

Muchos analistas percibieron esta nueva realidad como la aurora de la democracia mexicana, sin apreciar debidamente, que en la mesa de la corrupción solamente fue la presencia de más invitados y más utensilios para servirse con mayor amplitud de los beneficios del poder.

Está comprobado que la alternancia sin alternativa, en los poderes nacionales y regionales, con nuestro tipo de partidos, no era posible plantearse una verdadera alternativa de régimen político en que la democracia tuviera mano.

En este contexto, arriba al poder político de la Nación, en el año 2018, un movimiento plenamente político no así ideológico, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, forjado en el seno del Partido Revolucionario Institucional y abrevado de los distintos movimientos sociales democráticos del segundo tercio del siglo XX mexicano y con una lectura especial de la historia nacional.

Ceñido a una vieja canción del compositor mexicano de Guanajuato, José Alfredo Jiménez, marca su distancia del régimen imperante:“ Que no somos iguales, dice la gente”. Ante la podredumbre de las relaciones de poder entre los diversos actores e instituciones políticas, la nueva clase gobernante no puede más que plantearse la regeneración nacional de estas relaciones.

Con la legitimidad que otorgaron más de 30 millones de votos de los ciudadanos indignados por la situación política del país, la causa, la Regeneración Nacional, implicaba e implica “agarrar los pelos de la burra en la mano” y actuar en consecuencia: la acentuación del presidencialismo.

Los beneficiados del régimen de la corrupción, lógico, “ponen el grito al cielo” y algunos críticos, de buena intención, declaran la vuelta al pasado del régimen autoritario priista.

Para mi entender, no había ni hay otra alternativa. Para resolver los grandes problemas nacionales, hay que aplicar una medicina amarga, pero no hay de otra: la centralización del poder político y situar al Estado mexicano por encima de la lucha de clases y de los poderes, es decir, un bonapartismo mexicano de nuevo cuño.

Si algunos le llaman a esto un centralismo democrático o un medio para otorgarle viabilidad a una democracia sana, no estaría en desacuerdo. Como en todo, solamente hay un problema, que Don Andrés no se nos enferme de poder y pierda piso, por el enorme poder concentrado, si esto sucede, que aprenda de Don Porfirio Díaz que nunca perdió perspectiva, y que se aleje del misticismo de Madero, que a la postre originó su caída brutal.

Un presidencialismo acentuado, de un nuevo estilo, con la idea de la política como pastoreo, lleno de providencialismo, manejado por un hombre, que a la vista me parece honesto, el pueblo de México, le apuesta la construcción de una Nueva Nación Regenerada.

Lo que es cierto también, que lograr esto no nos alcanzan seis años, esta es la cuestión.

  
Imprimir    Enviar por correo
Otras notas
CONVERSACIONES CON GARGANTA ABISMAL
............................................
Un nuevo fantasma recorre el mundo
............................................
DE PARADOJAS Y UTOPÍAS: Covid-19: Efectos colaterales
............................................
EL COMENTARIO DE HOY: Las benditas redes y la inseguridad en Oaxaca
............................................
Atrevimiento: virtud del buen político
............................................
DE PARADOJAS Y UTOPÍAS: Covid-19: Una visión torcida
............................................
CONVERSACIONES CON GARGANTA ABISMAL
............................................
Un poco de humanidad: es todo lo que se quiere
............................................
DE PARADOJAS Y UTOPÍAS: San Mateo del Mar: A un mes
............................................
Comentarios (0)

Publicar un comentario nuevo:
 

Portada |  Opinión |  Deportes |  Turismo |  Cultura |  Educación |  Galería |  Sucesos |  Reportajes |  Tv