SíGUENOS EN: Siguenos en twitter  Siguenos en facebook  Siguenos en youtube
relojes web gratis
Opinan  
|
Alfredo Martínez de Aguilar
Felipe Sánchez Jiménez
Samael Hernández Ruiz
Humberto Cruz
Víctor Leonel Juan Martínez
Al Margen

Medio siglo después, pareciera que la larga transición
mexicana no sabe para dónde va…
Cuarta Plana
Lunes, 01 de octubre del 2018 23:08 hrs.
14:19 Andrés Manuel López Obrador: El Presidente y El Peje
13:56 Oaxaca tiene nueva Ley de Cultura Física y Deporte
13:45 Preparan acción penal contra comunicador en Oaxaca por difamación
13:06 Cumple amenaza Sección 22 y bloquea tramos carreteros en el Istmo
12:54 Cientos de oaxaqueños participan en Macro Simulacro en Oaxaca
08:51 El "aborto" en Oaxaca, divide a diputados del Congreso local
08:23 Hay algunas deficiencias en el Congreso en protección civil: Othón Cuevas
08:12 Sonarán 13 bocinas altoparlantes en Oaxaca en el Macro Simulacro
07:55 EL COMENTARI DE HOY: La invasión de los comerciantes ambulantes
07:12 Por violar amparo, detendrían y cesarían al rector de UABJO
Mie Anuncia Estefan Gillessen foros para analizar Ley de Protección a Animales
Mie Educación Inicial, fundamental en la formación de niñas y niños: IEEPO
Mie Da inicio Oswaldo García a siembra de 48 mil plantas en el zócalo de Oaxaca
Mie La UABJO lleva el idioma inglés a diversos municipios de Oaxaca
Mie Congreso de Oaxaca convertido en centro religioso vs el aborto
Mie No se despenaliza el aborto en Oaxaca. En casos específicos se podrá interrumpir el embarazo hasta la semana 12
Mie Convoca Oswaldo García a participar en Macro Simulacro Nacional 2019
Mie Solucionar finanzas públicas de Oaxaca nos llevará todo el sexenio: Murat
Mie Detecta municipio capitalino 3 mil 500 puestos ambulantes e irregulares
Mie Amenazan defraudados con bloquear el crucero del Aeropuerto este jueves
Mie Mañana jueves será el macrosimulacro de sismo en Oaxaca de Juárez
Mie Alejandro Murat plantea endeudar a Oaxaca con otros 3,500 MDP
Mie Solo afiliados podrán votar y ser elegidos para la dirigencia estatal de Morena
Mie DE PARADOJAS Y UTOPÍAS: Héroes y villanos
Mie EL COMENTARIO DE HOY: La contaminación avanza, y la generación de energía eólica se frena

El reportaje

 

La opinión

 
 
Imprimir
Enviar por correo

Adrían Ortíz Romero Cuevas
Anteriores
* 2018-11-27 ¿La cuarta transformación no entiende nada sobre el federalismo en México?
...............................................
* 2018-10-23 Magistrados del Tribunal Electoral de Oaxaca, frente al espejo de las ilegalidades
...............................................
* 2018-10-18 ¿Por qué AMLO es tan proclive a recabar la opinión ciudadana, al margen de los parámetros constitucionales?
...............................................
* 2018-10-17 NAIM, Tren Maya, y la extraña relación de AMLO (y los gobernadores) con el federalismo
...............................................
* 2018-10-10 La CNTE abre su juego: fustigando los foros, va por la derogación -sin diálogo- de la reforma educativa
...............................................
* 2018-10-01 La discusión sobre la reforma educativa ha sido dominada -y sigue así- por las élites
...............................................
* 2018-09-24 AMLO, S-22 y Morena en el Congreso juegan a los espejos para cancelar la reforma educativa
...............................................
* 2018-09-19 Una mirada a las lecciones de los sismos de 2017, un año después
...............................................
* 2018-09-06 Uno de los retos más importantes de Morena radicará en moderar a sus sectores más radicales
...............................................
* 2018-09-04 Estado-magisterio: discusión sobre la reforma educativa, ¿comenzará a correr en carriles distintos?
...............................................

La masacre de estudiantes cometida del 2 de octubre de 1968, no sólo se ubica como una fecha dolorosa para la sociedad y el gobierno en México, sino que sobre todo marca el inicio de la larga transición a la democracia que ha vivido nuestro país. De entonces a la fecha, se buscó la tolerancia a la pluralidad de ideas y formaciones políticas; se intentó y logró la alternancia de partidos en el poder, y la valorización del sufragio como mecanismo de cambio. Esa larga transición fue coronada, 50 años después, con un giro radical en el régimen de gobierno. Ahora habrá que buscar que esa transición no se quiebre ante las tentaciones, y mucho menos ante las circunstancias.

En efecto, hoy se realizarán actos conmemorativos, conversatorios, y manifestaciones multitudinarias, entre muchas otras actividades relativas a la masacre del 2 de octubre en la Plaza de las Tres Culturas. En la médula intelectual de muchas de esas actividades, estará la revisión de cómo aquel momento doloroso para la sociedad mexicana, marcó el inicio de una larguísima transición que paulatinamente empujó la apertura del sistema político a las fuerzas opositoras que durante décadas estuvieron en la clandestinidad; que al mismo tiempo era semilla de la conciencia social de cada vez más personas; y de cómo la combinación de esa memoria con hechos como el terremoto de septiembre 1985 marcaron la ruta para el establecimiento de una base opositora sólida en la capital del país.

Que posteriormente, ese mismo empuje lograría la primera derrota (ahogada) del partido oficial en los comicios de 1988; que esa misma fuerza constante, lograra la ciudadanización del Instituto Federal Electoral, el robustecimiento de los órganos jurisdiccionales de la materia, y la primera pérdida de la mayoría legislativa del PRI en los comicios de 1997. El desenvolvimiento natural de la fuerza ciudadana fue la que en el año 2000 provocó la primera alternancia de partidos en el poder, y que doce años después pensara que, ante el primer fracaso en el anhelo de cambio, se optara por el regreso a lo conocido. Hoy, con el país deshaciéndosenos en las manos, la mayoría ciudadana optó por el cambio de opción política que se considera una de las más radicales y profundas del México contemporáneo. Ante ello, habría que preguntarse en realidad hacia dónde va nuestra transición constante.
La respuesta no resulta fácil de hallar. Por un lado, tenemos a un país que enfrenta problemas estructurales inmensos en prácticamente todos los rubros vitales para la supervivencia: seguridad, economía, recaudación pública o Estado de Derecho; problemas inmensos de corrupción, impunidad, desconfianza entre ciudadanía y gobierno, y una enorme brecha entre las necesidades y anhelos de la gente, y las respuestas institucionales posibles de quienes están a punto de dejar el poder, y quienes están a punto de asumirlo.

En tales circunstancias, no parece haber un derrotero claro más que el otorgamiento de un mandato inequívoco: el próximo régimen gobernante ganó con una mayoría holgada que le permitirá gobernar con poca oposición y casi sin cortapisas. Eso, que puede ser una buena noticia en un momento crítico, también puede ser la puerta de entrada al más profundo de nuestros miedos sociales: que luego de intentar combatir el autoritarismo, y de haberlo hecho por la vía de la democracia, la descomposición social nos termine llevando —por una vía alterna— de regreso a ella. Debemos entender el contexto, para evitar que eso pueda llegar a ocurrir.

LA VÍA AUTORITARIA

Es una paradoja que intentando combatir el autoritarismo, la democracia mexicana haya terminado decidiendo otorgar un mandato amplio como el que estamos a punto de ver. El sufragio ciudadano no sólo hizo Presidente a Andrés Manuel López Obrador con un amplísimo margen de aceptación democrática, sino que le otorgó a su partido, Morena, una mayoría abrumadora que le permitirá un amplio margen de maniobra durante los siguientes tres años en el Poder Legislativo federal y en las Legislaturas de la mayoría de las entidades federativas.

¿Por qué una paradoja? Porque eso era lo que teníamos en los tiempos en los que el control vertical se ejercía por medio del régimen de partido hegemónico. Es decir: régimen de partido hegemónico en la vieja era priista, porque a pesar de haber pluralidad de fuerzas políticas, siempre era un solo partido el que ganaba todo, o casi todo. Hoy estamos en vías de ver algo muy similar, si no se moderan los ánimos y se antepone la convicción democrática a las tentaciones naturales del ejercicio del poder.

Es cierto que López Obrador tiene un mandato amplio, pero no deja de ser eso: una decisión tomada por la ciudadanía y entregada a él para ser su ejecutor. Con todo y lo que se pueda pensar de sus 30 millones de votos, éstos lo hacen —o deberían hacerlo— ser un mandatario más comprometido que, por ejemplo, el cuestionado Felipe Calderón. Ser mandatario significa haber recibido un poder y una instrucción por parte de los mandantes (los ciudadanos) para cumplir fines específicos, pero no para hacer lo que le venga en gana. El problema es que la holgura del triunfo puede hacer sentir al mandatario que puede hacer lo que quiera, y no que está más obligado que sus antecesores a cumplir las metas para las que fue electo.

En esa misma medida debe asumirse el Poder Legislativo de mayoría morenista. En el escenario ideal, ellos debieran combatir cualquier viso de excesos o autoritarismo, y no ser un instrumento más para la reinstauración del régimen de partido hegemónico en México. Debieran robustecer la división de poderes, hacer valer las bases federalistas de nuestra nación, y procurar un mejor equilibrio entre poderes. No hacerlo, o hacer lo contrario, significará seguir alimentando el centralismo político y administrativo fáctico, que en México hizo sentir rey y virreyes al Presidente y los Gobernadores, y que en alguna medida aceleró el proceso de descomposición y desencanto que llevó a la ciudadanía a optar por un nuevo mandato amplio, como un intento más —el último, quizá— de ver si con esa verticalidad es aún posible rescatar al país.

INCERTIDUMBRE

El problema en el fondo es que, aunque eso explica la realidad, no alcanza para establecer un derrotero previsible y explicable para la transición mexicana. Es saludable que un país tenga mayorías definidas, siempre que éstas tengan por objeto seguir construyendo la democracia y sean el mecanismo base para el fortalecimiento del Estado de Derecho. Si esa mayoría opta por el exceso, por la confianza excesiva en el mandato o, en el otro extremo, por el autoritarismo, entonces habremos dado un peligroso paso hacia atrás, que no sabemos exactamente hasta dónde pueda llevarnos.

http://columnaalmargen.mx
contenidoalmargen@gmail.com
@ortizromeroc
Comentarios (0)

Publicar un comentario nuevo:
 

Portada |  Opinión |  Deportes |  Turismo |  Cultura |  Educación |  Galería |  Reportajes |  Tv